La cantidad de componentes electrónicos en los vehículos de motor crece constantemente. Dado que las técnicas de cableado convencional con rutas largas ya no son capaces de manejar la cantidad de datos que deben intercambiarse, se usan en su lugar CAN-Bus.
El término Controller Area Network (CAN), se refiere a un sistema de bus serial desarrollado especialmente para su uso en vehículos de motor.
El bus de datos CAN sirve como base para el intercambio de datos digitales entre sensores, actuadores y unidades de control, asegurando que varias unidades de control puedan procesar la información procedente de un sensor y controlar sus actuadores en consonancia. Además de las rutas de cableado cortas, el bus de datos CAN tiene la ventaja particular de que, si falla un componente, el resto del sistema continúa funcionando normalmente, reduciendo en gran medida el riesgo de un fallo total del sistema. Incluso los sistemas eléctricos más antiguos en el vehículo están pasando a ser controlados con creciente frecuencia mediante el bus de datos CAN para mayor seguridad y comodidad. El interruptor de luces sin cable en el Golf es un ejemplo de este sistema. El conductor sólo tiene que seleccionar el modo de iluminación con el interruptor y la unidad de control suministrará a las luces la energía necesaria. Esto permite incorporar elementos de confort tales como la función “coming home”.
Debido a la variación en las tasas de repetición de señal y al volumen de datos generado, los sistemas CAN-Bus se subdividen en tres categorías: el CAN-Bus de transmisión transmite las señales desde unidades de control tales como la unidad de gestión del motor, el control de transmisión y la unidad ABS/ESP. El CAN-Bus de confort es crucial para las funciones de climatización, por ejemplo, como lo es el CAN de infotainment para las señales recibidas desde las radios de vehículos con control del volumen sensible a la velocidad.

Atención al cliente